Annus horribilis

Annus horribilis

2 enero, 2019 0 Por admin

Ya os he contado que terminamos el año con una rueda del trator pinchada. Pero eso no ha sido lo peor. Este año que acabamos de dejar, sobre todo su segunda mitad, ha sido un poco complicado en la granja. Nos han pasado muchas cosas que han convertido al 2018 en un Annus horribilis.

Las continuas lluvias hicieron que el maíz se sembrara algo más tarde de lo deseable. Pero el tiempo de cosecha se tuvo que adelantar unos días porque la planta estaba enfermando. El resultado fue una recolección menor que otros años.

Tampoco ha habido abundancia de otros frutos. Castañas, nueces, manzanas, higos, melocotones… este año han escaseado y nos hemos quedado con ganas de más.

La vaca más famosa de la cuadra, Cleopatra, tuvo un parto difícil y, cuando creímos que ya lo había superado, hubo que operarla de urgencia por un problema de estómago. Afortunadamente todo salió bien y sigue entre nosotros.

A finales de verano hubo una serie de abortos entre las vacas que estaban pastando lo cual nos hizo temer un ataque de neosporas que, por suerte, no se confirmó.

Pero lo peor de todo, lo que por si solo hubiera bastado para hacer del 2018 un annus horribilis, ha sido la muerte de nuestro querido perro Lagún. Todavía lo echo de menos merodeando por la cuadra y buscando mi atención.