Explosión demográfica

Explosión demográfica

21 julio, 2019 0 Por admin

De un tiempo a esta parte, todas las gatas de la granja parece que se han puesto de acuerdo para quedarse preñadas y parir a la vez. Tenemos una verdadera explosión demográfica gatuna y los nuevos gatitos son de lo más variado.

La Charlie

Nuestra gata más doméstica además de madre ha sido abuela.

Por un lado, ha  tenido 4 cachorros. Siguiendo su estirpe, todos son entre blancos y negros. Uno de ellos, el más negro de todos, se puso enfermo, empezó a perder peso y pasó a mejor vida. Si hay un cielo para gatos seguro que estará allí ya que no ha tenido tiempo ni siquiera de hacer alguna inocente travesura.

Por otro lado, su primogénita le ha dado, al menos, un nieto, así es que la Charlie se está convirtiendo en la matriarca de  una estirpe de «charlotitos», de un montón de gatos blancos y negros.

 

Miss X

Una de las calicó, Miss X, nos ha regalado  dos nuevos gatitos que viven al lado de la cuadra. Uno es completamente negro y parece hijo del pollito explorador porque me lo he encontrado varias veces maullando angustiado lejos de su madre. El otro, gris oscuro con mechas negras entremezcladas, es el más feo de todos los neonatos. Claro que sobre gustos no hay nada escrito…

 

La hermana de Pirata

Pirata tiene dos preciosos sobrinos. Uno tricolor muy parecido a él y el otro negro. A pesar de ser primeriza la madre es muy tierna y cariñosa con sus cachorros a los que no deja de lamer y acariciar. Así que suele acabar agotada buscando lugares cómodos en los que dormir.

 

La calicó

Si ha habido una camada original estos días es la de esta gata calicó a la que nunca hemos puesto nombre. Ha tenido 4 crías de lo más variado y les ha buscado un sitio entre la paja. Una es naranja,  otra gris y blanca (la más mansa y mi favorita) , otra negruzca y la última tricolor, como la madre.

No parece que vayan a sobrevivir todos. Por de pronto, mi favorito empieza a presentar síntomas de enfermedad.

 

 

Es casi seguro que alguno de estos pequeños va a morir de enfermedad o por el ataque de algún depredador. Aun así, si esta explosión demográfica continua no os extrañe que pronto tengamos más gatos que vacas.