Hipérico

Hipérico

6 diciembre, 2018 0 Por admin

El hipérico es una planta bastante común en los alrededores de la granja. Se le llama también corazoncillo o hierba de San Juan. Oficialmente y, por suerte en todo el mundo, se llama Hipericum perforatum.

Hipericum viene del griego y significa imagen de arriba. Al parecer, hace referencia a que, en la antigua Grecia, pensaban que estas flores, puestas encima de una imagen, podían espantar a los malos espíritus. Perforatum, del latín, significa perforado y tiene que ver con  sus hojas que, miradas al trasluz, pareden estar perforadas.

Descripción

Es una planta herbácea perenne que puede llegar a alcanzar un metro de altura. Las hojas son ovaladas y están cubiertas de una lámina de glándulas de aceite traslucido. Las flores, de simetría radial, tienen 5 sépalos, numerosos estambres y 5 pétalos de un bonito color amarillo.

La hipericina es la materia activa causante del color rojo que van tomando sus hojas

Usos medicinales

El hipérico se ha utilizado desde la antiguedad como planta medicinal. Hoy en día se están estudiando sus efectos antidepresivos y parece ser que puede ser útil en algunos casos. Pero hay que tener mucho cuidado porque interactua con muchos otros medicamentos. Además es desaconsejable para los pacientes de trastorno bipolar, disminuye los efectos de algunos anticonceptivos y causa fotosensibilidad. Como siempre, se impone la prudencia y consultar con un especialista en el tema.

El hiperico en la granja.

La hierba de San Juan si aparece mezclada en el heno reduce su calidad. Puede pasar que la leche de las vacas que se alimentan de este heno se tiña de rojo. También resulta peligrosa para animales de piel clara ya que, como hemos dicho, aumenta la sensibilidad a la luz solar. La hipericina puede causar inflamaciones cutáneas sobre todo en bovinos.

Por suerte en la granja, a pesar de que es fácil encontrar esta planta, no es la causante de ningún problema.

 

Planta de hipérico