La hiedra

La hiedra

11 diciembre, 2017 2 Por admin

Hay muchas clases de hiedra. La que vemos enredada por todas partes en la granja es la hiedra común. Su nombre científico es Hedera helix que traducido viene a significar hiedra que gira.

Es una planta perenne de hojas de un verde intenso y, cosa curiosa, una misma hiedra puede tener dos tipos de hojas: unas con forma de corazón de las que saldrán las flores y otras de 3 o 5 puntas.

 

Hoja con forma de corazón de la hiedra

Hoja de 5 puntas de la hiedra

 

Su tallo puede llegar a ser bastante grueso. De él salen una especie de pelillos o raíces pequeñas que le permiten agarrarse con fuerza a la superficie por la que va a trepar.

 

Tallo de la hiedra

 

Detalle del tallo de la hiedra

Florece de septiembre a octubre. La flor tiene la apariencia de una pequeña esfera de bolitas verdes y forma racimos con sus compañeras.

 

Flores de la hiedra

 

 

Los frutos son como pequeñas bellotas del tamaño de un guisante que se vuelven negras al madurar. Se han utilizado mezclados con alcohol contra la tosferina, pero son venenosos y hay que controlar muy bien la dosis adecuada.

 

Frutos verdes de la hiedra

 

Frutos maduros de la hiedra

Usos medicinales

Como todas las plantas tiene sus propiedades medicinales. Las hojas secas se cuecen en agua y se pueden utilizar como cataplasmas calmantes para dolores ocasionados por quemaduras, heridas o llagas. Ese mismo agua de cocción además de usarse para lavar la piel dañada, va bien para dar más brillo y color a los cabellos oscuros. Tan solo hace falta enjuagarse el pelo con ella después de haberlo lavado.

Dejando reposar toda la noche una infusión de hojas muy concentrada se obtiene una especie de jabón especialmente indicado para lavar tejidos negros.

Pero esto es una granja, así que no se me puede olvidar contar que a las ovejas les gusta comer hojas de hiedra y, antes, cuando los animales no se alimentaban con pienso, los ganaderos recolectaban esas hojas como complemento alimenticio de sus rebaños, sobre todo en invierno cuando los pastos escaseaban.