La maldición de los ojos azules

La maldición de los ojos azules

31 octubre, 2018 0 Por admin

Tener los ojos azules en cualquiera de sus tonalidades, a mi, me parece de lo más atractivo. También para los gatos. Por eso me llaman la atención las crías que nacen con este tono de ojos. Pero algo pasa en la granja con este color. Yo lo llamo la maldición de los ojos azules.

A los dos primeros gatitos garzos los llamé Paul Newman precisamente por eso, por sus impresionantes ojazos azules. Ambos murieron de repente en extrañas circunstancias. Nunca supimos la causa porque aparentemente estaban sanos.

Hace unos días apareció por la cuadra otra cría con esa tonalidad de ojos. Era un misterio de donde venía porque no era hijo de ninguna de las gatas de por aquí. Tal vez alguien lo dejó aquí o tal vez estaba vagando por el mundo y encontró un hogar en nuestra granja.

El caso es que era un gatito un poco triste y muy desconfiado, aunque se llevaba muy bien con sus compañeros y había hecho de Pirata y su hermanito sus compañeros de juegos.

No me atreví a ponerle el mismo nombre por si las moscas, pero la maldición se ha cumplido de nuevo. En este caso ha sido un accidente de coche. Ha sido atropellado por uno de los veterinarios que visitan la cuadra.

Dice el refrán que no hay dos sin tres y ya se ha cumplido el tres. Así que espero que con esto acabe la maldición de los ojos azules. Porque dos de los trillizos también los tienen y me gustaría que llegaran a adultos y se llevaran a todas las gatas de calle con su impresionante mirada.