La muerte de una oca

La muerte de una oca

22 julio, 2016 0 Por admin

La inesperada muerte de una oca ha hecho que nos diéramos cuenta de que el comportamiento de estas aves es muy parecido al nuestro.

Hace un par de días, por la tarde, cuando fuimos a recoger las gallinas, observamos que la oca gris, la hembra no podía moverse. La dejamos dentro bastante preocupados. Ayer por la mañana estaba muerta.

Cómo y por qué ha muerto es un misterio. Parecía sana y no presenta signos de haber sido mordida ni de haber peleado. Tal vez, estaba enferma y no nos habíamos dado cuenta, o tal vez, ha comido algo que la ha envenenado. 

Su compañero, se ha quedado solo y está muy muy triste. La sensibilidad que ha mostrado ante la pérdida de  su compañera nos ha sorprendido un montón. Su reacción no se diferencia en nada de las que tenemos los humanos cuando perdemos un ser querido. Ha demostrado con creces todo el amor que sentía hacia ella.

Tan triste estaba que ha pasado todo un día velando el cadáver de la oca sin separarse en ningún momento de ella. Y es que no nos damos cuenta de hasta que punto los animales tienen sentimientos… 

Dado que la muerte le ha llegado cuando estaba en pleno proceso de empollar un huevo, nos quedamos sin saber cómo ni cuándo iba a nacer el nuevo polluelo.

Habrá que pensar en traer una nueva oca que haga compañía al viudo. Así seguiremos aprendiendo cosas interesantes sobre el comportamiento  de estos animales.