La vida secreta de las plantas

3 diciembre, 2017 1 Por admin

Las plantas tienen una vida secreta, un mundo interior propio que apenas estamos empezando a descubrir.

Las plantas nos «hablan».

Lo vi hace unos años en un documental de la tele y desde entonces mi visión del mundo vegetal ha cambiado. Las plantas emitien sonidos y lo que transmiten es muy diferente si están más o menos bien o si están sufriendo (porque les estamos arrancando una hoja por ejemplo). Lo hacen en una frecuencia que el oído humano no puede captar, de ahí que pensemos que son seres vivos que no pueden ni sufrir ni gozar. Pero estamos muy equivocados porque, según el documental, pueden llegar a gritar de dolor, así que habrá que empezar a tratarlas con un poco más de respeto.

 

Los árboles se «echan la siesta».

Está demostrado que en verano, en las horas en que el calor aprieta más, los árboles reducen su actividad entrando en una especie de letargo que no se si se puede llamar siesta pero se le parece un poco.

Las plantas se mueven.

Sabemos que casi todas las plantas buscan los rayos de sol, pero si hablamos de una planta en constante movimiento buscando el calorcito y la luz que da el astro rey siempre se nos viene a la cabeza el girasol.
Sin embargo, hay muchas plantas que cambian según la posición del sol o la climatología. El trébol es una de ellas. Cuando hace frío se recoge, y se extiende esplendoroso para recibir el buen tiempo. Igual que nosotros que nos hacemos un ovillo si queremos guardar nuestro calor corporal.

 

Las plantas se defienden

Algunas plantas, como las acacias, pueden hacer que sus hojas se vuelvan más o menos venenosas dependiendo del número de depredadores que tenga. Si no son muchos no pasa nada, pero si la plaga hace peligrar su vida, la acacia se vuelve mucho más tóxica para «asesinar» a sus enemigos.

Las plantas se comunican entre sí

Aún no está del todo claro como lo hacen, pero el hecho es que hay un intercambio de información entre ellas. ¿Cómo lo sabemos? Porque se ha comprobado que cuando una especie es invadida por una plaga (generalmente un insecto que se alimenta de ellas) las de alrededor se preparan para defenderse del inminente ataque que van a sufrir.

Las plantas tienen un ADN más complejo que el nuestro.

Se supone que conforme avanzamos en la escala evolutiva nuestro ADN se vuelve más complicado. Si el de las plantas es más complejo que el nuestro a lo mejor es que los humanos no estamos tan evolucionados como nos gusta creer.

Las plantas perciben su entorno y toman decisiones.

Las plantas «observan» a su alrededor y, según la información que reciben, deciden como actuar. Las raíces se abren paso por la tierra. Las hojas buscan la luz. Las que son trepadoras se dirigen hacia donde tienen un apoyo por el que subir. Las carnívoras saben cuando tienen una presa a su alcance y como atraparla…

Al final resulta que da igual si pertenecemos al reino animal o vegetal; todos somos seres vivos y no nos diferenciamos tanto.
Para sobrevivir tenemos que comernos los unos a los otros (la mayoría de las plantas no, ellas se apañan con sol, tierra y agua para alimentarse), pero habría que empezar a pensar en evitarles sufrimientos innecesarios a nuestros compañeros de planeta…