Las locuras de Izar

Las locuras de Izar

9 marzo, 2020 0 Por admin

Nuestro viejo perro Izar es un perro tranquilo. Nunca, ni siquiera cuando era más joven, ha sido demasiado efusivo. No lo verás saltándote encima como  hace Pibo en cuanto te ve. Sin embargo, a su manera, sabe demostrarnos su cariño. Se acerca a nosotros a modo de saludo si hace unas horas que no nos ve y, cuando se siente especialmente amoroso, apoya su cabeza en nuestra pierna y se queda quieto a nuestro lado. Como no da titulares sabrosos casi no aparece en este blog.

Sin embargo, Izar también está un poco loco. Al menos a mi me parece que hace cosas de lo más extrañas. Claro que podría ser que simplemente no acabemos de entender su lógica. En todo caso, hoy os voy a contar lo que yo llamo las locuras de Izar. Juzgad si tengo, o no, razón.

Primera locura:Abriendo camino

A Izar le gusta acompañarnos cuando damos leche a los terneros. Pero no viene a nuestro lado sino que le gusta coger una brizna de paja en la boca y salir corriendo delante nuestra mirando hacia atrás para asegurarse de que no nos perdemos por el largo camino de… 10 metros.

Segunda locura: Extraño ritual

Nunca he podido averiguar que es lo que desencadena este extraño comportamiento de Izar. Pero, de vez en cuando, celebra un extraño ritual que solo para él tiene significado. Se echa a correr  a lo largo de la cuadra y cuando llega al final, se pone tieso y apoya sus patas tres veces en la pared. Entonces vuelve corriendo al punto de partida y repite el proceso. Así hasta que se cansa.

 

Tercera locura. Aullando al viento

Cuando el viento sur sopla con fuerza Izar se pasa el día, o la noche (se escapa por una ventana), aullando y corriendo de aquí para allá en uno de nuestros prados. Si sus aullidos se dirigieran a la luna diríamos que era un romántico. Así no se cómo clasificarlo.

A pesar de su compleja personalidad, Izar es parte esencial de nuestra granja. Sus maneras tranquilas se complementan a la perfección con la vitalidad de Pibo y su bonhomía hace que sintamos por el un especial cariño.