Llegó el desastre

Llegó el desastre

5 enero, 2020 0 Por admin

Dice un refrán castellano que bien empieza lo que bien acaba. Y en estos momentos es un consuelo porque el 2020 ha empezado fatal. Con él llegó el desastre a la granja.

Todo iba con normalidad en la cuadra, las vacas estaban sanas y entraban con ganas en A3PO (así llamo yo al robot de ordeño). Casi me atrevería a decir que todo iba ligeramente mejor que la media ya que estábamos sacando un poco más de producción de leche. Algún día habíamos rozado los 40 litros por vaca y eso no está nada mal. Así que estábamos muy contentos de como iban las cosas.

En la madrugada de Año Nuevo observé que nuestra vaca Alba tenía diarrea. No le di ninguna importancia porque no presentaba ningún otro síntoma de enfermedad: no había fiebre ni se la veía inquieta, rumiaba bien y no parecía que estuviera bajando la producción de leche. No sabía que tras esa «inocente» diarrea vendrían muchas más y se desencadenaría el caos.

Hace un par de días el ordenador de A3PO nos indicó que había demasiados problemas de rumia que se agudizaron aun más ayer. A día de hoy tenemos a casi todas las vacas con diarrea y la producción de leche ha descendido a niveles históricos desde que tenemos datos: entre 29 y 30 litros por vaca. Y lo malo es que no sabemos a ciencia cierta que es lo que ha desencadenado tal pandemia. Podría ser algo de pienso en mal estado, el agua o, y espero que esta sea la verdadera, un virus que pasaba por aquí.

Ante tamaño desastre solo hay una pequeña ventaja. Ahora sifo granjero, o sea yo, no tiene que esforzarse nada en limpiar las parrillas porque las deposiciones son tan líquidas que casi caen solas a la fosa de los purines.

Así que esta noche ya sabemos  lo que pedir a los Reyes Magos, mucha salud para nuestros animales, para los seguidores de este blog y, por supuesto, para nosotros.

Alba, la primera en ponerse enferma