Lunes de cuaresma

Lunes de cuaresma

7 enero, 2019 0 Por admin

Muchas organizaciones han decidido que hoy, lunes, no hay que comer carne. Lo hacen porque dicen que la ganadería es la responsable, segun la Fao, de al menos el 14.5% del efecto invernadero.

Yo no soy comedora habitual de carne. Sin embargo, detrás de esta campaña veo oscuros intereses que utilizan la buena voluntad de los animalistas para sus fines.

Porque puestos a proteger el planeta deberíamos tener más datos para actuar en consecuencia. Por ejemplo, a esos actores que apoyan la campaña les preguntaría: ¿Qué porcentaje del efecto invernadero tiene la industria del cine? ¿Cuanto CO2 se necesita para mover a un equipo de cine a los lugares de rodaje? ¿Cuánto para crear lluvia artificial? ¿Cuántos árboles y cuántos animales son sacrificados cuando hay que rodar en un bosque?. ¿Deberíamos declarar un día a la semana sin ver películas?

La cosa no acaba aquí porque las preguntas son infinitas: ¿Cómo y a qué precio se produce la ropa que cada temporada nos gusta estrenar? ¿Qué derroche de energía han supuesto todas las luces de Navidad que han adornado nuestro primer mundo? ¿Cuánto contaminan los aviones que nos llevan de vacaciones? ¿Cuánta energía se va en el cambio diario de sábanas de las habitaciones de los hoteles?. ¿De donde sale el combustible de los coches eléctricos que ahora nos quieren vender como la panacea? 

Todos, también nosotros, tenemos que hacer cambios de vida radicales. Y los tenemos que hacer ya.

Pero mientras andamos perdidos sin saber muy bien como empezar, me enfada mucho que siempre seamos los ganaderos los causantes de todos los males del planeta.  Nosotros no necesitamos lucir modelito cada vez que vamos a la cuadra. No necesitamos utilizar el coche para llegar al trabajo. No tenemos tiempo para ir al cine ni de vacaciones. Pero no criminalizamos a quien sí lo hace.

Es paradójico que se quiera eliminar uno de los trabajos que más pegado a la naturaleza está y no se hable de todo el consumo superfluo que está haciendo del planeta un basurero.

Una inocente pregunta para terminar: ¿Seguro que es más saludable para el planeta un menú a base de quinoa traída desde los Andes, filetes de tofu hecho con soja transgénica cultivada en Argentina y naranjas sudafricanas? ¿Y si además lo acompañamos de un autentico te kukicha japonés lo haremos aun más sano?