Tiempo de coles, la brassica oleracea capitata

Tiempo de coles, la brassica oleracea capitata

13 diciembre, 2018 0 Por admin

Aunque no lo parece, es tiempo de disfrutar de las coles, también llamadas repollos o berzas.

Hay, por lo menos, una docena de tipos de coles diferentes. Pero la que cultivamos más habitualmente en la granja es la Brassica oleracea capitata. Brassica viene del celta y significa repollo. Capitata, del latín, es un epíteto que quiere decir que tiene cabeza.

A la «capitata» le gusta vivir en lugares templados tirando a fríos, aunque los cruces genéticos han conseguido variedades adaptadas a casi todos los climas. Soporta bien las heladas por lo que en algunos sitios era la única verdura disponible en los meses de invierno.

Un poco de historia

La col lleva con nosotros 3000 años. Fue entonces cuando se empezó a cultivar en Europa por los celtas. A partir de ahí empezaron a surgir las distintas variedades: colifor, lombardas, brócoli… y la que nos ocupa aquí la Brassica oleracea capitata. También se conocían algunas variedades en Mesopotamia.

Los antiguos griegos se las daban a las parturientas para que tuvieran una buena producción de leche y lo romanos la consumían para contrarrestar los efectos de la borrachera.

En la Edad Media fue alimento habitual del pueblo llano y, poco a poco, a través de las rutas comerciales se fue extendiendo por Asia y posteriormente por toda América.

El chucrut o col fermentada fue una de las formas de combatir el escorbuto que tenían los marineros de la Hansa.

El cultivo de la col

A esta planta le van los suelos ricos en nitrógeno y unas temperaturas fresquitas de entre 4 y 20º.

Aquí se planta en verano y se recolecta desde septiembre hasta bien entrada la primavera.

Puede sufrir ataques de diversos hongos pero aquí el mayor problema a combatir es la oruga de la col que luego da lugar a la mariposa Pieris brassicae.

Oruga de la col

 

Pieris brassicae

Propiedades nutricionales

Apenas tiene calorías, pero si vitaminas A y C, tiamina, niacina y rivoflaminas. Aporta a la dieta buenas dosis de calcio pero también hierro, bromo, magnesio, fósforo… y azufre, responsable del mal olor al cocinarla y «que la puede hacer indigesta para los que tienen problemas digestivos.

Usos medicinales

Parece ser que la humilde col es un buen preventivo contra el cáncer, sobre todo el de colon. tiene efectos desintoxicantes y ayuda a combatir la anemia.

Las hojas bien calientes, y previamente golpeadas para romper sus fibras, se usan como cataplasma para aliviar diversos males como la jaqueca o los dolores reumáticos