Una historia de amor

Una historia de amor

17 julio, 2019 0 Por admin

Hay veces en las que, los que vivimos en el campo, tenemos la ocasión de asistir a alguno de los espectáculos que, de vez en cuando, nos ofrece la naturaleza. Hace unos días yo he podido ver todo el cortejo del caballito del diablo azul (Calopteryx virgo) Y tan privilegiada me he sentido, que no he podido resistir la tentación de contar esta historia de amor en mi blog. Por desgracia las fotos no son muy buenas. Aun así, espero que la disfrutéis tanto como yo

1.- Pelea entre machos

Los caballitos del diablo azul son bastante territoriales y no les gusta que haya intrusos competidores en sus dominios. Mucho menos cuando hay una hembra cerca. Así es que suelen estar tomando el sol mientras vigilan que no se cuelen otros machos en su territorio. Si alguno osa entrar se pueden montan verdaderos combates aéreos entre ellos.

 

2.- Aproximación

El amo del territorio, cuando ve una hembra que le gusta (seguramente le gustan todas), se va posando cerca de ella. Hasta que pierde la timidez. Entonces es más directo en sus insinuaciones y se aproxima volando de un modo un poco especial, con la cola hacia arriba. Por lo visto, es el modo que tiene de mostrar sus encantos y hacerse notar.

 

 

 

3.- La novia 

La caballito del diablo azul en realidad es de color ámbar. No sabemos lo que piensa cuando observa un macho tonteando a su alrededor. Pero si le gusta lo que ve, se arquea formando un semicírculo. Esa es la señal que espera su posible «novio». Con ella la hembra indica que está dispuesta al apareamiento. 

 

 

4.- La cópula

Si hubiera un concurso para ver cual es la forma de aparearse más romántica del mundo, yo votaría por la de los caballito del diablo azul. Porque lo hacen formando un bonito corazón entre ellos.

 

 

Con esta imagen tan amorosa acaba mi «película». Pero, en realidad, no es el fin de la historia de amor. He leído que el macho acompaña a la hembra mientras va poniendo los huevos en el agua.

Si algún día tengo ocasión de ver alguna pareja desovando seguro que os lo contaré dedicándoles otro post en este blog.